Alguna vez te has preguntado ¿por qué los resultados de Google tienen la respuesta en el momento preciso en el que la necesitamos?

Resulta que Google ha venido perfeccionando su algoritmo para identificar cual es la intención del usuario cuando hace una pregunta en su buscador. Conocer este ajuste del buscador es importante por que nos indica como debemos crear nuestros websites ya que muchas veces la primera experiencia con la marca es a travéz de un resultado de una búsqueda en Google.

Usualmente cuando se diseña un website se comienza por identificar las secciones en que queremos dividir el contenido, revisamos como vamos a diseñar el home para que presente una imagen espectacular de nuestro producto o servicio, videos e imagenes impresionantes que tratan de soportar nuestra gran idea. Este método de diseño logra desarrollar un website que da una presencia en linea de la marca, pero muy probablemente no es efectiva.

Para que un website pueda generar buenos resultados es necesario tener en cuenta los siguientes 3 conceptos fundamentales:

La solucion:

Conocer y probar las características demográficas de nuestro mercado objetivo es tarea diaria de los equipos de marketing, saber como segmentar la audiencia es fundamental para poder correr campañas efectivas.

Al igual que conocemos la segmentación de nuestra audiencia, es importante identificar la forma como nuestra producto o servicio va a mejorar la vida del cliente. Al conocer las diferentes formas que nuestro producto genera valor a nuestros clientes podremos identifcar los momentos en que podremos solucionar los problemas de nuestro cliente ideal y por demostrar nuestra experiencia y autoridad en nuestro tema para crear confianza en el usuario.

La historia:

Sabemos que un website debe presentar, de forma sencilla, la oferta de valor para asi lograr convertir visitantes en usuarios y clientes.

El concepto de la historia se refiere a las diferentes etapas que tiene un comprador con nuestra marca, comenzando desde como presentar nuestra solución a un problema que probablemente todavía no sabe que tiene, seguido por convencer que nuestro producto es lo mejor solución para sus problemas y después, mantener su felicidad como cliente.

Cuando se tiene una historia precisa y bien diseñada, es mucho más sencillo crear una buena navegación en el website y por ende una buena experiencia con la marca.

La experiencia:

Este último concepto es probablemente el mås complejo de los tres ya que requiere colaboración entre todos los equipos a cargo del website.
Uno de los problemas más grandes de los websites es que no están diseñados para crecer, esto trae una serie de problemas, como por ejemplo cargar muy lento o tener una experiencia confusa debido a la complejidad de organizar el contenido que crece diariaimente.

Es importante preguntarnos cuál es la experiencia que queremos que un usuario tenga cuando la primera página que ve no es precisamente el home. ¿Tenemos algunas páginas que preferimos más que otras? Al hacernos estas preguntas logramos identificar las situaciones donde tenemos que enfocarnos para tomar a los usuarios y ayudarlos a recorrer el website y descubrir la historia que queremos contarles.

Conclusión

El SEO no es un condimento, es una estrategia. Lejos están los días donde sólo nos enfocábamos en palabras claves y su porcentaje de repetición en el contenido. Una estrategia basada en ofrecer la mejor experiencia al cliente, siempre estará protegida de cualquier actualización de los algoritmos.